CERRADO POR VACACIONES. Vuelvo el 10 de Octubre en el horario habitual (L-V 9 a 20) hola@ariadnagonzalezpsicologa.com

Un proceso en el que estar bien informado es fundamental para no tener miedo

 
Como sabes, el cáncer es una de las enfermedades actuales más temidas, no sólo porque se puede relacionar con la muerte. Sino que existe una creencia popular muy catastrófica que se centra en la anticipación de una mala calidad de vida del paciente oncológico, al verse sometido a tratamientos agresivos como las operaciones o la quimioterapia, con los efectos secundarios que éstos pueden implicar. 

 

El diagnóstico supone el inicio de un proceso que acostumbra a ser largo en el tiempo. Será un proceso con muchas etapas repletas de estresores y novedades que debemos ir resolviendo con los pacientes poco a poco. 
 
Un punto fundamental, y más teniendo en cuenta lo que te comento, es cómo informamos a los pacientes en cada etapa. Un exceso de información puede desajustar a tu paciente, provocando reacciones desadaptarivas, rechazo y miedo. Sin embargo, si manejas bien la información que va necesitando en cada momento, le ayudarás a irse adaptando y le facilitarás poderte preguntar y resolver de verdad sus dudas. Lo que implica una mejor adaptación a los tratamiento y un proceso menos doloroso. 
 
Es por todo ello, querido compañero Oncólogo, que hoy te hablo tí. Me gustaría que te plantearas 4 momentos habituales y quizás los más complicados del proceso oncológico de cada uno de tus pacientes: 1. El momento del diagnóstico; 2. Enfrentarse a una cirugía; 3. Afrontar los tratamientos y 4. Afrontar una recaída; para que te preguntes qué te gustaría saber a tí en cada uno de esos momentos, cuál sería la información básica que deberías manejar, sin desajustarte emocionalmente en cada uno de ellos. No es tan fácil, ¿verdad?. Pero tampoco tan complicado. 
 
A continuación, te explico los temas sobre los que deberías hablar a tus pacientes en cada una de esas etapas. Es la información básica que necesitan en ese momento, la que deben manejar sí o sí para potenciar su adaptación sin sobrepasarlos. Sobre la que se debe hacer hincapié: 
 
1. En el momento del diagnóstico, informar sobre las pruebas a realizar y de los efectos de las mismas. 
2. Cuando se tenga que hacer frente a una cirugía, habrá que explicarle en qué consiste, su intensión o finalidad, cuestiones relacionadas con la recuperación y posibles escuelas permanentes. 
3. Al afrontar los tratamientos, habría incidir especialmente en los efectos secundarios y en la manera de controlarlos, así como la finalidad de los mismos. 
4. Ante el miedo a la recaída, se debería informar sobre las posibilidades reales de las mismas y de los medios que se pondrán para evitarlas o controlarlas.  
 
 
A que ahora parece más fácil. Siempre que te pregunten sobre algo, aunque “corresponda con otro momento diferente del proceso”, habrá que resolver su duda. Es mejor decirle, que aun no lo sabes, a confundirlos con estadísticas y datos que no retendrán bien. Se claro, directo pero con tanto y REPITE SIEMPRE los datos más relevantes que necesitas que tu paciente maneje antes de irse a modo de recordatorio. Por favor, compañero, ten en cuenta que el nivel de estrés de nuestros pacientes al recibir información de este calibre es muy alto, olvidarán el 60% de la información de las que les hables en cada consulta, por lo que recordarle al final los datos más relevantes con esperanza, será muy positivo para ellos. 
 
Recuerda, que la forma y el contenido que les facilitas, es fundamental para reducir las respuestas de ansiedad, miedo y depresión de tus pacientes, y que por tanto, viva esta dura situación con menos sufrimiento. 
 
Si eres paciente o familiar, ya sabes sobre qué puedes preguntar en cada etapa para manejar la información básica imprescindible que necesitas. 
 

¡Recupera la sonrisa!

Siéntete bien, afróntalo con optimismo y vive sin miedo

Tengo las soluciones que buscas
Share This