(+34) 661 317 558 - Abierto de Lunes a Viernes de 9.00 a 20.00 - hola@ariadnagonzalezpsicologa.com

Existen 2 momentos en los que la situación te está superando

 

Recibir un diagnóstico de cáncer genera un fuerte impacto emocional que de entrada podría dejarte con una sensación de bloqueo. Aparecerá el miedo. Luego necesitarás comprobar que lo que te han dicho es verdad. Quizás consultes con otros médicos y no te deje de rondar la idea de “se deben estar equivocando”. Cuando se confirme el diagnóstico, te enfadarás, pensarás “no es justo, no lo merezco”.

Llegará el primero de muchos bajones. La tristeza se podrá hacer presente en tu día a día y necesitarás llorar. Poco a poco, conseguirás entender mejor qué está pasando, y empezarás a aceptarlo.  No son etapas que deban desarrollarse necesariamente en este orden, pero sí que es común que se experimenten ante un diagnóstico de este calibre.

Son reacciones normales y adaptativas que tu familia y amigos cercanos podrían vivir también. Es bueno y necesario que aparezcan para una correcta adaptación. Cada vez irán siendo menos intensas al irte familiarizando con todo el proceso oncológico, los tratamientos, el hospital, etc.

¿Cómo saber cuándo la situación me supera?

1) Cuando cualquiera de estas emociones sean demasiado intensa. Incluso las emociones que aparentemente son positivas como la risa y la euforia que algunas personas pueden manifestar durante esta etapa de sus vidas de forma excesiva. 

y/o 2) que la emoción se prolongue mucho en el tiempo.

En ambos casos será el momento de buscar a un psicólogo especializado en oncología, o lo que es lo mismo una psicooncóloga/o que te ayude a gestionar mejor esta situación. 
Pero no sólo existimos para los momentos de mayor desborde. Acudir a un Psicooncólogo desde el principio es el mejor “repelente” de futuros estados ansioso, depresivos, desinformación y mal afrontamiento. En resumen, te hacemos esta etapa menos complicada, que no es poco. 
Puedes buscarnos por comunidades, en ong’s, online, en los hospitales y consutas privadas. Pregunta a tu oncólogo y solicítale hablar con un especialista en psicooncología.

¡Recupera la sonrisa!

Siéntete bien, afróntalo con optimismo y vive sin miedo

Tengo las soluciones que buscas
Share This