CERRADO POR VACACIONES. Vuelvo el 10 de Octubre en el horario habitual (L-V 9 a 20) hola@ariadnagonzalezpsicologa.com

El amor es una enfermedad que se pasa (…) Es una enfermedad que genera una química cerebral similar a la de un Trastorno Obsesivo Compulsivo. Es una adicción” (Elsa Punset).

 

¿Cuánto tiempo tardamos en enamorarnos?

Son muchos los estudios que han determinado que en menos de lo que parpadeamos, somos capaces de quedar completamente prendados de la otra persona.

En un quinto de segundo, se activan a la vez más de 12 áreas cerebrales para elaborar el deseado cóctel químico relacionado con la euforia y el placer del amor, entrando en juego algunos neurotransmisores como son la noradrenalina o la dopamina.

 

¿Amor y Sexo están en la misma zona del cerebro?

El área donde se ubica el amor está vinculada al lugar donde se origina el deseo sexual. Pero ambos están separados” (Universidad de Concordia, Canadá).

Dos son las zonas directamente implicadas:

  • Ínsula
  • Núcleo estriado

Éstas, son zonas donde se controlan una serie de funciones como las emociones, la conducta, la atención, el estado de ánimo, la memoria, el placer y la adicción.

Los científicos han observado que la zona del núcleo estriado que se activa con el amor, también está asociada a la adicción a las drogas.

De hecho, cuando estamos intensamente enamorados se activan las mismas áreas cerebrales que cuando ganamos mucho dinero o cuando tomamos cocaína. Es decir, que el amor pasional se relacionan con las zonas más adictivas del cerebro que activan el placer. Al mismo tiempo, el amor activa otras zonas que bloquean al sensación de dolor, actuando pues como un “analgésico”.

 

 ¿Estar permanentemente enamorado es posible?

En psicología llamamos fase de enamoramiento o de Liminescencia, a aquella inicial de amor pasional que suele durar de entre 6 a 18 meses. Es una fase de un gran cóctel hormonal y neuroquímico que nos pone eufóricos. Quimicamente se traduce como una adicción.  Un estado que nuestros sistemas corporales no podrían soportar por una mera cuestión de sobrecarga durante mucho tiempo.

Tras esta primera fase, podemos identificar una segunda etapa romántica. En la que el amor es más calmado.

 

¡¡ Precaución: Rutina!!

Si durante la etapa de amor romántico caemos mucho en la rutina, nuestro amor puede transformarse en afecto. El cual está muy bien de cara a otros miembros de la familia como los hijos.

Podemos saber si estamos en este momento porque es cuando se suele pensar “te tengo cariño, pero no te quiero”. Hay cariño, pero podemos llegar a creer que no hay amor. E incluso sentir cierta indiferencia por nuestra pareja.

Y éste, es el momento de ponerse manos a la obra y re-conectar.

 

5 Claves para recuperar la pasión

Una de las cosas que muy probablemente te enamoraron fue ver el mundo nuevo a través de los ojos de la otra persona. Volver a generar la química de la Dopamina que nos une al principio (esa que funciona como una “especie” de adicción), será fundamental para volvernos a encontrar. Innovar, crear y sorprender serán fundamentales.

 

Por lo tanto, dos son las cosas que deberemos recuperar:

  • La conexión emocional
  • El contacto físico

Para ello sigue estos sencillos trucos o recetas al pie de la letra:

  • 1. Volver a escuchar a la pareja de forma que se sienta escuchada: no es plan “ya me lo se todo, no hace falta que hables”. Cuando te paras y te centras en el otro, no se juzga, no se da nuestra opinión ni consejos, se hacen preguntas abiertas que dan pie a que nos sigan contando más allá de una respuesta de “sí ” o “no”. Y seguir compartiendo las cosas grandes y también las pequeñas.
  • 2. Reactivar la conexión física: es muy importante recuperar el placer de una caricia, una mirada, un beso, un abrazo. Somos seres sociales que necesitamos constantes fuentes de afecto para sentirnos bien y conectar con los demás. “Da abrazos de al menos 6 segundos”.
  • 3. Reírse mucho: la risa es fuente de alegría. Cuando nos enamoramos suele estar presente. Es necesaria, pues nos ayuda a recuperar la química placentera de la primera etapa. Incluso cuando no tengas ganas y sea forzado, conseguirás llevar a tu cerebro hacia esas emociones positivas que buscas.
  • 4. Mirarse: mira a tu pareja a los ojos durante unos minutos sin decir nada, aun cuando ponga cara de asombro. Esto nos ayudará mucho a re-conectar y aumentar la cercanía física y emocional.
  • 5. Genera novedad: una de las cosas que más nos enamoran es ver el mundo nuevo a través de los ojos de otra persona. Con el tiempo vamos perdiendo capacidad de generar novedad en la pareja. Luego, vamos a generar cosas nuevas y no caer constantemente en la rutina activará la química de la dopamina.

 

Recuerda: 

Para seguir disfrutando del amor rompe con la rutina, abraza, besa, observa, mira , escucha, disfruta y ríe. Y nunca olvides que “lo contrario del amor no es el odio, es la indiferencia”.

 

Ariadna González.
Psicóloga.

 

¡Coge las riendas!

Siéntete bien, afróntalo con optimismo y vive sin miedo

Tengo las soluciones que buscas
Share This