(+34) 661 317 558 - Abierto de Lunes a Viernes de 9.00 a 20.00 - hola@ariadnagonzalezpsicologa.com

La piel es el órgano más grande del cuerpo cuya misión es la de protegernos de la temperatura, del sol y de las  infecciones.

En España se diagnostican unos 3.600 casos anuales. Como en el resto de Europa, es un tumor más frecuente entre las mujeres (2,7% de los cánceres femeninos) que entre los hombres (1,5%). La incidencia en nuestro país se puede considerar alta. Se registran casos prácticamente a cualquier edad, aunque la mayoría se diagnostican entre los 40 y los 70 años. Alrededor del 81% de los casos se localizan en países desarrollados como el nuestro.
A pesar de que la mayoría de los melanomas se originan en la piel, por ejemplo en el tronco o en las extremidades, también pueden aparecer en otras  superficies del cuerpo como la mucosa de la boca, del recto o de la vagina, o la capa coroides del interior de nuestros ojos.

Síntomas, ¿qué cambios debes observar?

Los melanomas por lo general no son dolorosos. La primera señal del melanoma con frecuencia es un cambio en el tamaño, forma, color, o sensación de un lunar existente.
También pueden aparecer como un lunar nuevo, negro, o anormal. Los síntomas son el resultado del crecimiento incontrolable de células cancerosas. Es importante recordar que la mayoría de personas tienen lunares, y casi todos los lunares son benignos.
En los varones suele aparecer en el tronco o la región de la cabeza o el cuello, mientras que en las mujeres suele aparecer en brazos o piernas.
Es necesario consultar al dermatólogo cuando se observen cambios en un lunar. La regla del ABCD nos puede ayudar a distinguir un lunar normal de un melanoma:
A: Asimetría: que la mitad de un lunar no es igual que la otra mitad.
B: Bordes irregulares: bordes desiguales. Irregulares, borrosos o dentados.
C: Color: los colores más peligrosos son los rojizos, blanquecinos y azulados sobre lesiones de color negro.
D: Diámetro: cuando el lunar mide más de 6 milímetros o aumente de tamaño (mayor de 6 mm.)

¿Qué me puede predisponer para padecer un cáncer de piel o Melanoma?

1. EXPOSICIÓN AL SOL: Las personas que se exponen de forma excesiva a las radiaciones ultravioletas tienen un mayor riesgo de contraer cáncer de piel por el exceso de exposición a la radiación ultravioleta, principal responsable de los melanomas, fundamentalmente por exposición inadecuada al sol o a otras fuentes artificiales, como las lámparas bronceadoras de ultravioletas. Las radiaciones ultravioletas del sol o de lámparas actúan sobre la piel predisponiendo la aparición de tumores cutáneos. Se ha observado que el melanoma aparece con más frecuencia en zonas del cuerpo expuestas al sol y que hay mayor número de melanomas en latitudes más cercanas al ecuador.
2. EDAD: es más frecuente en adultos entre los 30 y los 60 años, con una media de 50 años. En niños es raro y si aparece su comportamiento suele ser relativamente benigno, sin dar metástasis.

3. GÉNERO: su incidencia es similar en hombre y mujeres, sin embargo, la localización suele ser diferente: en las mujeres jóvenes predomina en miembros inferiores y en los varones más mayores en tronco, cara, cuello y hombros. Lo que está relacionado con las áreas de piel expuestas al sol, según las modas en el vestir.

 

4. CARACTERÍSTICAS PERSONALES: Más frecuente en las personas que ya han tenido un melanoma, o en las personas con antecedentes de melanoma en la familia. Aproximadamente el 10% de todas las personas con melanoma tienen antecedentes. Puede ser debido al estilo de vida de la familia, por exposición frecuente al sol. En otros casos puede ser debido a una mutación genética.
Las personas con algunas enfermedades, como la denominada Xeroderma pigmentosum, tienen un defecto genético que consiste en que sus células son incapaces de reparar los daños que ocasionan la radiación ultravioleta.  Para ellos, el riesgo de melanoma en edades tempranas de la vida es 2.000 veces mayor respecto a la población general.
También se relaciona con lesiones precursoras, como por ejemplo las personas que tienen múltiples lunares (también denominados nevus) en la adolescencia. En estos casos es obligatorio realizar revisiones periódicas y extirpar toda lesión sospechosa. Las personas con nevus congénito gigante (grandes lunares congénitos) tienen más riesgo de desarrollar melanoma.

¿Cómo puedo prevenir este cáncer?

 

El melanoma puede prevenirse mediante la exposición limitada a la luz ultravioleta.

Sigue estas sencillas recomendaciones cuando se exponga al sol (tanto por ocio como por trabajo)

  • Evita la exposición al sol durante las horas centrales del día (entre las 12 y las 16 horas), cuando la luz ultravioleta es más intensa.
  • Utiliza barreras físicas para que el sol no llegue a la piel: sombrillas, sombreros de ala ancha (para proteger también el cuello y las orejas), camisetas, etc. Por lo general, las telas apretadas y de colores oscuros ofrecen mayor protección.
  • Aplica sobre la piel fotoprotectores solares con filtros de protección UVA y UVB adecuados a tu fototipo (tipo de piel).
  • En todas las edades, usa gafas de sol que absorban el 100% de las radiaciones ultravioleta.
  • Ten en cuenta el lugar en que estás: playa, montaña…, para adecuar aún más las medidas de protección.
  • Bebe abundante agua para evitar la deshidratación.
  • Protégete también en los días nublados, los rayos ultravioletas atraviesan las nubes.
  • Evita otras fuentes de luz ultravioleta (lámparas bronceadoras) porque aumentan el riesgo de aparición de melanoma.
  • Examínate periódicamente de los lunares. Aunque la mayoría de los lunares nunca llegan a convertirse en melanoma, algunos sí lo hacen. Es importante el autoexamen; debemos conocer el patrón de nuestros lunares para detectar cualquier cambio. Deberás examinarte toda la superficie incluyendo palmas, piel debajo de las uñas, plantas, espalda; en caso de cualquier cambio en nuestra piel deberemos de consultar al dermatólogo.
Como ves, protegernos frente a este cáncer no es díficil. Se acercan épocas de mucho sol y por tanto, épocas en las que debemos extremar las precauciones.

Si quieres saber más…

 

Si quires saber cómo se trata, cuáles son las secuelas y mucho más sobre el Melanoma entra en la web de la Asociación Española Contra el Cáncer. 

Psicooncóloga.

¡Coge las riendas!

Siéntete bien, afróntalo con optimismo y vive sin miedo

Tengo las soluciones que buscas
Share This