Cita previa: 661 317 558 Horario: Lunes a Viernes de 9.00 a 20.00 hola@ariadnagonzalezpsicologa.com

“Ahora disfruto más de cada instante, saboreo más la vida”

Hace a penas un par de días, celebramos el Día Mundial contra el #Cáncer de Mama.

Un día de cifras, dureza y fuerza en el que a veces se magnifica o incluso vanaliza el sufrimiento de quienes lo padecen.

Sin embargo, y a pesar de ser una etapa de continuos cambios y adaptación,  a la larga, no todo es malo. El proceso de duelo que implica afrontar un cáncer, te permitirá volver a asentar tu vida.

Como sabes, afrontar un diagnóstico de cáncer es un proceso lleno de etapas y momentos de frustración, miedo, tristeza, rechazo y mucho malestar. Que aparezcan es normal y necesario para poder procesar todo lo que te está pasando.

La realidad es que a pesar de la ansiedad, la depresión y tantos problemas, la mayoría de las personas consigue realizar una transformación de su vida y sentirte hasta más feliz que antes de pasar por la enfermedad. Obviamente no es algo que sucede sin más. Supone mucho esfuerzo y aprendizaje.
Quizás piensas que este cambio no es para tí, o que no sabrás hacerlo posible, quizás las las secuelas psicológicas y físicas que ahora padeces o el momento en que te encuentras de la enfermedad te hagan creer que la copla no va contigo, pero te equivocas. Tú también puedes.

La experiencia de enfrentar adecuadamente un cáncer suelen cambiar dos cosas:

1. Puede modificar lo que los psicólogos llamamos el “Locus de control”. Que dicho de forma sencilla es si pongo la responsabilidad de lo que me pasa en mí, o en lo externo: los demás o las situaciones.

Pues bien, esta vivencia tan impactante, suele suponer una transformación de este locus hacia el interior. Lo que implica asumir/aceptar la enfermedad, participar activamente en la recuperación y considerar que se tiene control personal sobre la misma. ¿Cómo?, pues aprendiendo nuevas recetas, haciendo ejercicio, anotando las preguntas y consultando con médicos, dejándote mimar y guiar por psicooncólogos como yo, dejándote ayudar y de tantas, tantas otras maneras…

Ésto, te permite tener un mayor sentimiento de control sobre lo que te pasa, sobre los efectos secundarios y las secuelas. Aumentando las conductas de autocuidado como una mejor alimentación, más respeto y mimo hacia tí misma/o, disfrutando más de cada momento, etc.

A medida que te vallas enfrentando con las diferentes etapas y veas que vas pudiendo con ellas, poco a poco, tu sensación de control sobre la situación aumentará.

2. Además, serás capaz de generar una reestructuración cognitiva. Es decir que tu forma de enfocar lo que te sucede,  tus pensamientos y por tanto tus emociones al respecto también serán diferente. Y esto amig@ mía, te permitirá compensar las desventajas y sacar algo positivo de este evento traumático. Podrás realizar una reordenación de tus valores y cambiar tu actitud ante la vida, haciéndola más positiva y apreciando mejor el tiempo y las relaciones con los demás.

 

Y esto, ¿cómo se hace?

Conseguir cambiar el enfoque y la sensación de control que genera afrontar un cáncer, puede ser una tarea larga, el tiempo por sí mismo no te lo va a proporcionar. Reflexiona sobre cómo puedes hacer que tu vida a partir de ese momento sea mejor e incluso más feliz. Empieza por observar esas pequeñas cosas del día a día que te encantan, genera cambios pequeños pero que perduren en le tiempo, deja de correr y disfruta más de cada momento, ve más despacio.

Si quieres saber cómo “sacarle el lado positivo” a esto del cáncer o sientes que te está costando demasiado encontrarlo, consúltame siempre que quieras. Estaré encantada de poderte orientar.

Psicooncóloga.
Editora del Blog.

¡Recupera la sonrisa!

Siéntete bien, afróntalo con optimismo y vive sin miedo

Share This