Cita previa: 661 317 558. Abierto de Lunes a Viernes de 9.00 a 20.00. hola@ariadnagonzalezpsicologa.com

“Empecé a sentirme cada vez más triste, más desanimada, más desmotivada. Hasta que todo me empezó a darme igual”.

La depresión es un trastorno del estado de ánimo que puede aparecer tras recibir un diagnóstico de cáncer.
Se trata de un síndrome incapacitan que afecta a gran número de enfermeros oncológicos e incluso a sus seres queridos.
Tantos las personas como las familias que se enfrentar a esta situación, experimentan, a menudo, diferentes grados de alteraciones emocionales como la depresión. Pudiendo pasar de un estado de tristeza a otro de abatimiento profundo.

¿Por qué puede aparece?

El temor a la muerte, la alteración de los plantes de vida, los diversos y fuertes cambios en la autoimagen, en la autoestima, en el papel social, el estilo de vida, así como las preocupaciones ante problemas económicos y legales son asuntos importantes en la vida de cualquier paciente con cáncer, y que influyen en el estado de ánimo y afrontamiento.

Y aun así, no todos los que están diagnosticados experimentan una depresión.

 

¿A cuánta gente afecta?

Las cifras varían mucho, pudiendo ir desde el 1% de las personas que son diagnosticadas hasta rondando el 50% o incluso más. Son muchos los factores que intervienen a la hora de que aparezca, lo que está claro, es que sí existe una fase dentro del proceso de adaptación, en el que te podrás sentir más decaído, irritable, apático… y será normal.
Existen muchos mitos y creencias erróneas a nivel social, sobre cómo las personas se enfrentan a esta enfermedad. Como que “la depresión de un enfermo de cáncer es normal” o que “todas las personas que tienen un cáncer están deprimidas”.
La realidad es bien distinta. No todos los pacientes con cáncer se deprimen. Y no, no se puede considerar “normal” una depresión bajo ninguna circunstancia. Repito, que una cosa es una fase depresiva, que todos podemos experimentar, pero una depresión, clínicamente hablado en algo más intenso, persistente  e incapacitante. Es de esta última de la que te hablo hoy.

¿Qué diferencia hay entre un estado depresivo y una depresión?

ESTADO DEPRESIVO
La tristeza y la pena serán reacciones normales ante las diferentes etapas que implica este proceso de enfermedad. Estas reacciones de tristeza, irritabilidad, desánimo, apatía… las podrás experimentar periódicamente. Sentimientos normales que todos vivimos ante una situación de pérdida y cambio.  Algo que como ya sabes, es muy habitual en este proceso lleno de novedades constantes.

Generalmente, la respuesta emocional que se experimenta tras el diagnóstico suele ser breve, con una duración de varios días o semanas.  Pudiendo incluir sentimientos de incredulidad, rechazo o desesperación. Esta respuesta, como te decía, es normal y adaptativa durante la fase de diagnóstico. Pero es en la fase de tratamiento, cuando la sintomatología depresiva suele ser más dura.

Si quires saber cuáles son el resto de etapas emocionales que puedes experimentar al recibir el diagnóstico, incluso si eres familiar.

DEPRESIÓN

Cuando te hablo de depresión, me refiero a algo que va más allá de sentirnos tristes o desanimados. Podríamos definirla como un trastorno del estado de ánimo caracterizado por un periodo del al menos dos semanas, durante las cuales se observa un estado de ánimo deprimido o una pérdida importante de interés o placer por las cosas en o las actividades que realizas habitualmente. 

Hablamos entonces de lo que en psicología llamamos “Depresión Mayor”, y tiene una prevalencia de entre el 1 al 40% de los pacientes con cáncer.

Si quieres conocer otras reacciones desadaptativas que se pueden experimentar ante una situación oncológica.

¿Cómo saber si puedo estar deprimid@? (Síntomas principales)

Entre los principales síntomas que debes observar, aparecerán:
  • – Estado de ánimo deprimido la mayor parte del día
  • – Disminución acusada del interés o de las capacidades para el placer en todas las actividades habituales
  • – Además, de cambios del apetito, del sueño, fatiga, sentimientos de inutilidad, culpa excesiva, pensamientos recurrentes de muerte, ideación suicida, indecisión, pérdida de energía. 
No se trata de cumplirlos todos, pero si te sientes más apático y triste de lo habitual es recomendable que consultes con un Psicólogo especializado, es decir con un PsicoOncólogo, que te pueda orientar a gestionar mejor este estado de ánimo que está añadiendo aun más malestar a tu situación. Y que pueda determinar adecuadamente si el resto de sintomatología realmente se debe a tu estado de ánimo o efectos secundarios de los tratamientos.

¿Cómo puedo empezar a deshacerme de la depresión?

 

Si te gustaría saber para qué sirve la tristeza que acompaña habitualmente a un estado depresivo e incluso a la depresión, para luego recibir algunas recomendaciones básicas para empezar a deshacerte de ella, haz clic aquí y dale el primero adiós.
Psicooncóloga.

¡Recupera la sonrisa!

Siéntete bien, afróntalo con optimismo y vive sin miedo

Share This