Cita previa: 661 317 558 Horario: Lunes a Viernes de 9.00 a 20.00 hola@ariadnagonzalezpsicologa.com

“Mi diagnóstico fue un 15 de febrero de hace 2 años, ya casi 3. Tenía 28 años. Me acuerdo perfectamente porque fue 2 días después de mi boda”

 
Pues aunque parezca increíble sobre todo para l@s que estáis leyendo este articulo y estáis recién diagnosticad@s, me cuesta acordarme de todo.
No por no querer remover, supongo que será una autodefensa del cerebro. Eso que llamamos memoria selectiva.
No me gusta llamarlo batalla ni lucha, no me siento identificada con esas frases de” le ganó la batalla al cáncer”.
Mi diagnóstico fue un 15 de febrero de hace 2 años, ya casi 3. Tenía 28 años. Me acuerdo perfectamente porque fue 2 días después de mi boda, en la semana q supuestamente iba a estar por Senegal de mochilera con mi marido.
La espera desespera, y he de decir que la parte más dura psicológicamente fue desde que me hicieron las pruebas hasta que me dieron el diagnostico.
Con el diagnostico en mano pasé una semana llorando, llorando cuando miraba a mi hijo y pensaba que no le vería crecer.
Mis amigos, mi familia y mi gente fue mi gran apoyo.
Cuando empecé con todo esto una amiga Ainara, que acababa de terminar todo el proceso, me dijo, “Guru del cáncer sacarás muchas cosas buenas créeme”.
La mire como vaca al tren…¿cosas buenas del cáncer?
Pues sí y muchas, es un autodescubrimiento para bien y para mal.
Destapas todas tus cajas, las de arriba las de abajo, las que tenías más escondidas.
Aprendes a disfrutar, a disfrutar de poder dar un paseo, de la brisa del mar, de la compañía de l@s amigos, de los abrazos de tu familia.
Valoras cada llamada, cada mensaje. Los carros de energía positiva que me transmitía cada una de las personas que se cruzaba en mi camino.
Aprendes a aceptar tu rabia, porque todos la sentimos y muchas veces nos la negamos, no nos gusta navegar en las emociones menos agradables.
Pero tienes momentos de rabia, en la que te cagarias en todo, y gritarías y llorarías sin parar… Y lo mejor es hacerlo, dejarse llevar, dejarse sentir.
Y decirle a todo el mundo que te quiere que respete, que te quiera gritona, llorona y feliz.
Para mí fue muy importante poder comunicarme abiertamente sin tapujos.
Es tu momento, nuestro momento.
El cuerpo ha decidido que pares y te cuides.
Y esta vez hay q hacerle caso.
Aprender a comer bien, a dejarse querer, a pedir ayuda y a decir NO.
Aprender que la vida, es lo importante y la calidad que le demos a la misma.
Aceptar el miedo pero no dejar que sea él el que controle nuestra vida.
A veces se nos van de las manos y nos metemos en una espiral de la que no sabemos salir
El Yoga ha sido una de mis grandes herramientas para gestionar respirar, oxigenar cada célula de mi cuerpo y mantenerme serena.
Es una época dura no te voy a engañar, la quimio no es un camino de rosas. Pero hace que cuando estás bien, los días semanas o horas que estas bien. Se saboreen de otra manera.
Agárrate a eso, a todo lo que te dé luz, quita toda la gente toxica de tu vida y rodéate de gente que te sume no te reste.
Busca algo que te mantenga ocupada, y si puedes compartir tu momento con alguien que esté pasando por lo mismo en ese momento es de gran ayuda, mi grupo de” las fantásticas”, fue mi tabla. Compartimos buenos y malos momentos y remamos juntas todas en la misma dirección. La gente puede empatizar o al menos intentar hacerlo pero nadie te entiende tan bien como alguien al que le pasa exactamente lo mismo que a ti.
Y poco más os cuento, que la vida va y viene, que subes y bajas. 
Nada será como antes para bien y para mal, así que porque no agarrarse a lo bueno…lo malo nos viene ya dado.
Y todo forma parte de lo mismo, así que disfrutad.
Si, si disfrutad, de cada una de las pequeñas cosas que os pasen de todas las sonrisas que recibáis, de cada muestra de cariño, de la soledad, de ver que sois más fuertes de lo que pensabais.. de sentiros VIv@S.
Y conseguirás tener la mejor versión de ti mism@, la 3.0.
Muchos besos, mucho animo y mucha fuerza para cada uno de vosotr@s.
 
Afectada de cáncer.
Escritora del Blog “Gotas de agua Dulce“.
 

¡Coge las riendas!

Siéntete bien, afróntalo con optimismo y vive sin miedo

Share This