Realmente, lo quieras o no, tu imagen durante un proceso oncológico pasa a ser pieza clave

 

Cuando estas pasando por un cáncer, los tratamientos como la quimio o radioterapia (además de la cirugía) producen efectos secundarios físicos y estéticos que afectan directamente tanto a tu imagen como a tu autoestima.

Seguro que muchos de ellos los debes conocer: la caída del cabello, la pigmentación cetrina en la piel, la sequedad y enrojecimiento de la piel, el cambio de peso… Son algunos de los cambios que en muchos de los casos producen desasosiego e interfieren en la autoestima.

Y a estas alturas, estarás de acuerdo conmigo que como te sientes por dentro lo transmites hacia afuera y viceversa. Por eso, durante tu lucha contra el cáncer, normalizar tu imagen es esencial para seguir tu día a día con la máxima normalidad posible. Y de esta forma ayudarte a sentirte mejor contigo misma, ayudar a tu autoestima frente a la enfermedad.

Mi labor como profesional de la imagen es ayudar a mujeres que como tú, pasan por un cáncer y ven mermada su autoestima debido a todos esos cambios incómodos que se producen. Se por propia experiencia, ya que viví varios càncer de pecho de mi madre y además soy portadora del Brca2, que durante y después del cáncer los cambios.

Debido a los efectos de los tratamientos en algunas ocasiones son difíciles de sobrellevar, por eso mi objetivo no es otro, que ayudarte a conseguir que te mires con otros ojos, sé lo difícil que se hace sobrellevar la enfermedad, por eso quiero que cuando te mires en el espejo te identifiques, que los cambios visibles sean los mínimos posibles, ayudarte a subir tu autoestima.

“ La imagen no es solo lo que se ve sino cómo te sientes”

 

Y lógicamente, aunque puedas pensar que la imagen puede ser algo frívolo o algo sin importancia durante tu lucha contra el cáncer,¡para nada! Piensa que se trata de cuidarte, de reflejar cómo eres y cómo te sientes. Y aunque durante los tratamientos te sientas cansada o con pocas ganas es importante cuidarte y mimarte, es un gran momento para hacerlo, ¿no crees?

 

Por eso quiero darte algunos consejos que pueden ayudarte a verte mejor durante estos momentos:

1. Maquillaje

Te ayudará a que te veas casi igual que antes de empezar los tratamientos. No se trata de realizar un maquillaje muy marcado ni exagerado, tan solo vestir tu rostro para que no se vea desnudo debido a la caída de cejas y pestañas, si es tu caso.

2. Fondo

Te aconsejo un buen fondo de maquillaje, que no contenga alcohol ni parabenos. Y que ilumine tu piel y cubra si fuese necesario algunas imperfecciones.

3. Cejas

Es recomendable dibujar o maquillar las cejas ya que son el marco de la mirada. Puedes dibujarlas con lápiz y difuminarlas con sombra, para que queden más naturales. El color debe ser de tonalidades marrones, tirando a color topo: más oscuro si tu color
de pelo es castaño y más claro si eres rubia. Aunque, al fin y al cabo, la cuestión es te veas bien. Si es así, seguro que el resto también lo hará.

4. Pestañas

Si se te han caído las pestañas, te verás con la mirada algo triste y apagado. Por eso, una buena opción es marcar con un lápiz la raya del interior del ojo o aplicar sombra para intensificar tu mirada.

5. Colorete

Un poco de colorete para ruborizar y aportar un poco de color a tu rostro.

6. Labios

No olvides hidratar los labios y, por qué no, darles un toque de color con un rojo pasión, si eres atrevida o un rosado con un ligero brillo o coral para verte más favorecida.

Te recuerdo que la imagen tiene que ver si con tu apariencia, pero también tu esencia, con tu personalidad y tu expresión… pero sobretodo con tu ACTITUD.

Considero que es muy importante luchar con la mejor sonrisa posible, con positivismo, a pesar de que en muchos momentos sean difíciles de sobrellevar. Pero es muy importante el cómo te enfrentas a ella.

 

Silvia Foz
Oncoestética

¿Hay algo que te preocupa?

Cuéntame, estaré encantada de poderte apoyar

Share This